cepillointerdental.com.

cepillointerdental.com.

Los enemigos ocultos de nuestras encías: rechinar los dientes y morder objetos duros

Los enemigos ocultos de nuestras encías: rechinar los dientes y morder objetos duros

Los enemigos ocultos de nuestras encías: rechinar los dientes y morder objetos duros

Mantener una buena higiene bucal es esencial para tener una buena salud bucodental. Sin embargo, hay factores que van más allá de los cuidados diarios, como el rechinar de dientes o el hábito de morder objetos duros, que afectan directamente nuestras encías.

En este artículo, describiremos los daños que pueden causar estos hábitos a la salud bucal, junto con algunas formas de prevenir y tratar estos problemas.

Rechinar los dientes:

El rechinar de dientes, también conocido como bruxismo, es un hábito involuntario que consiste en apretar y frotar los dientes de forma rítmica. Este hábito suele presentarse durante la noche, mientras dormimos, aunque también puede aparecer durante el día en momentos de estrés o ansiedad.

El bruxismo puede ser un problema serio para la salud dental, ya que produce un desgaste prematuro de los dientes y puede generar molestias en la mandíbula, cabeza y cuello. Además, el rechinar de dientes puede causar una inflamación en las encías, conocida como gingivitis.

La gingivitis es una enfermedad periodontal que se caracteriza por la inflamación y el sangrado de las encías. A largo plazo, esta enfermedad puede desencadenar en una periodontitis o en la pérdida de dientes.

Para evitar el bruxismo, es importante mantener una buena higiene del sueño. Esto incluye dormir las horas necesarias, disminuir la ingesta de cafeína o alcohol y practicar ejercicios de relajación antes de ir a la cama.

En casos de bruxismo severo, es necesario utilizar protectores dentales especiales para evitar la fricción entre los dientes. Estos dispositivos ayudan a proteger los dientes y las encías de posibles daños.

Morder objetos duros:

Morder objetos duros o chupar lápices o bolígrafos, también conocido como onicofagia, es un hábito común que muchas personas tienen desde la infancia. Aunque parece inofensivo, este hábito puede causar varios problemas en la salud oral, especialmente en las encías.

La mordida y el masticado de objetos duros pueden causar microfisuras en los dientes y aumentar el riesgo de fracturas. Además, este hábito puede provocar desgaste en el esmalte y causar sensibilidad dental.

En cuanto a las encías, morder objetos duros puede causar una recesión gingival, que significa que las encías retroceden y dejan al descubierto la raíz del diente. Esto puede provocar hipersensibilidad dental, dificultades para masticar y hasta la inflamación de las encías.

Para combatir este hábito, es importante hacerse consciente de él y tratar de evitarlo. Trata de llevar contigo algún chicle o menta para evitar morder objetos y distraerte mientras trabajas o estudias.

En casos extremos, se pueden utilizar protecciones especiales para los dientes, que eviten el riesgo de fractura en caso de morder objetos duros.

Conclusión:

Mantener una buena salud bucal es esencial para una vida sana. El rechinar de dientes y el hábito de morder objetos duros son enemigos ocultos de nuestras encías, que pueden causar problemas a largo plazo. Para evitar estos problemas, es necesario ser consciente de estos hábitos y trabajar para prevenirlos.

La buena higiene del sueño y la gestión del estrés son fundamentales para evitar el bruxismo. Las protecciones dentales también son una opción para proteger los dientes de posibles daños.

En cuanto al hábito de morder objetos duros, es importante buscar formas de distraerse y evitar el contacto directo con estos objetos. Trata de llevar contigo algún chicle o menta para evitar estos hábitos, y en casos extremos, utilizar protecciones especiales para los dientes.

Con estas precauciones, podrás mantener tus encías en perfecto estado, reducir el riesgo de gingivitis y periodontitis, y disfrutar de una buena salud bucal.