cepillointerdental.com.

cepillointerdental.com.

Retenedores: cómo limpiarlos y cuidarlos

Retenedores: cómo limpiarlos y cuidarlos

Retenedores: cómo limpiarlos y cuidarlos

¿Acabas de quitarte los brackets y ya tienes tus nuevos retenedores? ¡Felicidades! Ahora comienza una nueva etapa en tu tratamientos de ortodoncia, y es importante que cuides tus retenedores adecuadamente para evitar problemas futuros.

En este artículo, te enseñaremos todo lo que necesitas saber sobre los retenedores, cómo limpiarlos y cómo cuidarlos para mantenerlos en perfecto estado.

¿Qué son los retenedores y para qué se utilizan?

Los retenedores son aparatos transparentes y removibles que se colocan después de haber finalizado un tratamiento de ortodoncia. Normalmente se utilizan para mantener los dientes en su posición correcta, evitando que se desplacen después de haberse retirado los brackets.

En ocasiones, también se pueden utilizar retenedores para corregir pequeñas desviaciones dentales, aunque esto depende de cada caso particular.

Tipos de retenedores

Existen dos tipos diferentes de retenedores: los fijos y los removibles. Los fijos se colocan en la parte posterior de los dientes y no se pueden retirar, mientras que los removibles se deben retirar para comer y limpiar los dientes.

Cada tipo de retenedor tiene sus ventajas y desventajas, por lo que es importante que consultes con tu dentista cuál es el más adecuado para tu caso.

Cómo limpiar los retenedores

Los retenedores son muy fáciles de limpiar, pero es importante que lo hagas con regularidad para evitar la acumulación de bacterias que pueden causar mal aliento, problemas bucales e incluso dañar el aparato.

Para limpiar tus retenedores removibles, sólo necesitas seguir los siguientes pasos:

1. Retira los retenedores con cuidado y enjuágalos con agua tibia.

2. Utiliza un cepillo suave y un poco de jabón líquido o dentífrico para limpiar suavemente la superficie de los retenedores.

3. Enjuaga los retenedores con agua tibia para retirar el exceso de jabón.

4. Sécalos con una toalla limpia y guárdalos en su estuche cuando no los uses.

Si tus retenedores son fijos, la limpieza es igualmente importante. En este caso, es recomendable que utilices un cepillo interdental para retirar los restos de comida y evitar la acumulación de placa dental.

Cuando vayas al dentista para tus revisiones de ortodoncia, él también se encargará de limpiar los retenedores fijos y comprobar que estén en buen estado.

Cómo cuidar los retenedores

Además de limpiarlos adecuadamente, es importante que cuides tus retenedores para evitar que se rompan o se dañen. Algunos consejos importantes son:

1. No los expongas al calor excesivo. Evita ponerlos en lugares con altas temperaturas, como cerca de la cocina o en el coche.

2. Guárdalos siempre en su estuche. No los dejes por ahí sueltos, ya que podrían perderse o dañarse.

3. No los muerdas ni los chupes. Si tienes la costumbre de morder o chupar objetos, asegúrate de evitar hacerlo con tus retenedores.

4. No los limpies con productos abrasivos. Evita utilizar productos como la lejía o el alcohol, ya que pueden dañar el material de los retenedores.

5. No ajustes los retenedores por tu cuenta. Si necesitas ajustarlos o sientes que no encajan bien, acude a tu dentista para que los revise y haga los ajustes necesarios.

Conclusión

Los retenedores son una parte importante del proceso de ortodoncia, y su cuidado adecuado es esencial para mantener los resultados de tu tratamiento. Siguiendo los consejos que te hemos dado en este artículo, podrás limpiar y cuidar tus retenedores de forma sencilla y eficaz.

Recuerda que si tienes cualquier duda o problema con tus retenedores, siempre puedes acudir a tu dentista para que te asesore y te ayude a resolver cualquier situación.